Nos preocupa tu privacidad En pisos.com utilizamos cookies propias y de terceros para dar un servicio satisfactorio mediante cookies técnicas, de personalización y para fines analíticos. pulsa AQUÍ para más información. Puedes aceptar todas las cookis pulsando el botón "aceptar" o configurarlas o rechazar su uso pulsando
Aceptar Configurar

Hipoteca fija o variable. ¿Cuál elegir?

Contratar una hipoteca siempre es un paso muy importante que debe ser muy meditado. No es una decisión que se deba tomar a la ligera. Lo primero que debemos tener claro para elegir entre una u otra modalidad es que una no es mejor que la otra, sino que dependerá de nuestro perfil y nuestra tolerancia al riesgo.



 



¿Qué diferencia a una hipoteca fija de una hipoteca variable?

 

La diferencia principal entre una hipoteca fija y una hipoteca variable es el tipo de interés aplicable en cada una de ellas. Así, mientras en una hipoteca fija el tipo de interés es fijo y estable, que no cambia, en una hipoteca variable el tipo de interés es variable, cambia con el tiempo. Simple, ¿verdad? No obstante, hay muchas más diferencias entre ambos tipos de hipoteca. Veámoslas todas:

 

1.- Tipo de Interés: Lo más habitual es que las entidades financieras ofrezcan intereses más altos en las hipotecas a tipo fijo que en las hipotecas a tipo variable. En este punto, para elegir una hipoteca a tipo fijo, deberás analizar si te compensa pagar una cuota más alta a cambio de tener una mensualidad estable durante toda la vida del préstamo.

 

2.- Plazo de devolución: generalmente las hipotecas a tipo variable suelen concederse para plazos de devolución más reducidos que para las hipotecas fijas. No obstante, hoy en día encontrarás ofertas de hipotecas tanto fijas como variables por los mismo plazos.

 

3.- Cuota mensual: en una hipoteca fija la cuota las cuotas suelen ser más altas que en una variable; sin embargo, permanecerá invariable en el tiempo hasta la última cuota. Por su parte, en una hipoteca variable podrás hacer frente a cuotas más reducidas pero el importe de la cuota puede sufrir variaciones en base a su índice de referencia, principalmente el famoso Euribor.

 

 

¿Qué tipo de hipoteca escoger? Hipoteca fija vs hipoteca variable

 

Cuando uno se decide a pedir una hipoteca a su banco, antes de lanzarse a la piscina ha de tener en cuenta los tipos de hipotecas que hay y cuál se ajusta mejor a sus necesidades. Así, es importante, a la hora de elegir hipoteca se deberá tener en cuenta el perfil que tengamos como consumidor y nuestra tolerancia al riesgo.



Hipotecas fijas

 

Las hipotecas fijas son mucho más estables, ya que la cuota mensual que debemos pagar al banco no cambiará nunca. Sin embargo, también es cierto que estas cuotas mensuales son mayores y que el plazo de devolución del préstamo hipotecario suele ser mayor.

 

A pesar de esto, lo cierto es que las condiciones para la concesión de una hipoteca variable hoy día son asequibles, siendo sus tipos de interés no superiores al 3% o 2%, aunque también debemos tener en cuenta que tendrán una penalización mayor en caso de que queramos cambiar de banco, de tipo de hipoteca o hacer pagos a cuenta para cancelarla antes del plazo fijado.

 

Teniendo en cuenta todo lo anterior, quizá las hipotecas fijas son para aquellos con un perfil conservador dispuestos a pagar religiosamente cuotas más altas todos los meses a cambio de la seguridad de que su cuota no variará.

 

 

Hipotecas variables

 

Las hipotecas variables tienen unas cuotas menores a corto plazo, pero también es cierto que son hipotecas menos estables, ya que sus cuotas van cambiando conforme fluctúa el índice al que están referenciadas.

 

Teniendo esto en cuenta, las hipotecas variables pudieran estar hechas para aquellos que estén dispuestos a pagar el mínimo posible de intereses a cambio de cada cierto tiempo tener la incertidumbre de si su cuota subirá o bajará.

 

 

Para resumir, hipotecarte a tipo fijo puede salir más a cuenta si por encima de todo quieres estabilidad y devolver el dinero en unos 20 años o más. En cambio, hipotecarte a tipo variable puede salirte más a cuenta si prefieres pagar, a priori, cuotas más bajas pensando en pagar la deuda en máximo unos 15 años.

 

¿Aún te quedan dudas?, solicítanos una sesión de consultoría y asesoramiento financiero y analizaremos juntos como podemos ayudarte.

Formulario de contacto

Enviar
Llámanos ahora
959733036